29/1/13

DÍA DE LA PAZ

Mañana celebramos el DÍA DE LA PAZ.
Durante toda la mañana, realizaremos diferentes actividades en las clases y después del recreo una conjunta de todo el centro.
Cantaremos la canción COLOR ESPERANZA, también haremos una sesión de taichi y la clase de 6º leerá el poema EL PUCHERO DE LA PAZ, del poeta Ramón Luque.
A ser posible, deben venir vestidos con la parte superior de blanco.
Aquí está un mural del aula específica


El de Infantil...


Y éstos que han preparado en Religión.




El de 2º Ciclo (3º y 4º)



Y las clases de 5º y 6º prepararon unas cometas.



Ésta es la letra de la canción COLOR ESPERANZA

Color esperanza (Diego Torres)
 
Sé que hay en tus ojos con solo mirar 
que estas cansado de andar y de andar
y caminar girando siempre en un lugar
 
Sé que las ventanas se pueden abrir
cambiar el aire depende de ti
te ayudara vale la pena una vez más
 
Saber que se puede querer que se pueda
quitarse los miedos sacarlos afuera
pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón   (ESTRIBILLO)
 
Es mejor perderse que nunca embarcar
mejor tentarse a dejar de intentar
aunque ya ves que no es tan fácil empezar
 
Sé que lo imposible se puede lograr
que la tristeza algún día se irá
y así será la vida cambia y cambiará
 
Sentirás que el alma vuela
por cantar una vez más
 
 (ESTRIBILLO)
 
Vale más poder brillar
que solo buscar ver el sol
 
Pintarse la cara color esperanza tentar al futuro con
el corazón
 
 (ESTRIBILLO)
 Saber que se puede querer que se pueda…
Pintarse la cara…
 
Saber que se puede querer…

Y éste es el poema EL PUCHERO DE LA PAZ, de Ramón Luque

EL PUCHERO DE LA PAZ

 

Para guisar y comer

el puchero de la paz

prepara los ingredientes

con gozo y tranquilidad

pues necesita su tiempo

y mucha amabilidad.

Cambia carne por sonrisa

y garbanzos por bondad

que darás con entusiasmo

a los que contigo están,

agrega mucha alegría

y un abrazo fraternal,

que sean sal y verduras

afecto y sinceridad.

Remoja los ingredientes

en un baño de amistad,

aderézalos con mimo

y añádeles la verdad,

cuatro puñados de besos,

mucha generosidad

y que sea la candela

gracia y sensibilidad

para tratar con la gente,

pon también honestidad.

Utiliza un perol grande,

igual que la libertad

que derriba las fronteras

con la solidaridad.

El perdón y la alegría

amásalos con lealtad

y saldrán buenas albóndigas,

llámalas fidelidad.

No descuides este guiso,

pon toda tu humanidad

en que no falten avíos

ni tampoco voluntad

para invitar a este mundo

a disfrutar de la paz.

                                 

CARTA A LAS FAMILIAS

La educación para la Paz se hace cada vez más necesaria en tanto que  en nuestra sociedad predominan la violencia, la insolidaridad, la competitividad… se van asentando desde la educación otros valores positivos. Por esto, debemos plantearnos como objetivo primordial que el alumnado valore la importancia de la paz en todos sus aspectos.
Queremos conseguir que nuestro alumnado desarrolle actitudes como la solidaridad, la tolerancia, el respeto, la libertad, la seguridad, la justicia y la igualdad. Que tomen conciencia de que los conflictos son inherentes a la vida y que pueden ser resueltos positivamente y sin violencia.

Factores fundamentales para educar la paz en la familia:
Crear un ambiente de afecto
No basta con querer a nuestros hijos  e hijas, es importante que se lo demostremos. Las muestras de amor son un antídoto contra la violencia. Las actitudes positivas deben poderlas ver también entre la pareja, si la hay. Una familia en la que los padres discuten continuamente y no hay gestos de amor mutuo favorece el que los hijos reproduzcan estas mismas conductas negativas entre ellos y cuando sean adultos con sus parejas.
Educarles en la confianza
Que sean capaces de transmitirnos sus sentimientos, tanto los negativos como los positivos.
Enseñarles a compartir
Aprender a dar y recibir, a ser generosos y a tener en cuenta las necesidades de los demás, haciéndoles sensibles a las desigualdades y hacia los más necesitados.
Valorar a cada uno por lo que es
Evitar la competitividad entre los hermanos y las reiteradas comparaciones. Todos somos iguales y distintos a la vez. Enseñarles a respetar las diferencias de cada uno evitará el que midan su poder porque ninguno tendrá que ostentarlo.
Enseñarles a perder
Crecer es ir dejando y perdiendo cosas y adquiriendo otras. No podemos quedarnos siempre en el dolor de la pérdida, nos impedirá disfrutar lo que tenemos.
Dedicarles tiempo
Las conductas agresivas de los niños y niñas (pegarse, romper cosas, etc…) muchas veces son llamadas de atención hacia los adultos para que les dediquen tiempo. El juego con los niños y  los mayores resulta un momento privilegiado para enseñarles valores y reforzar nuestro vínculo con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario